El baremo de tráfico: En qué consiste y para qué sirve

El baremo de tráfico: En qué consiste y para qué sirve

El baremo de tráfico: En qué consiste y para qué sirve

¿Que es un baremo de tráfico?

baremo de trafico tenerife  Ya sabemos que desde hace varios años la valoración del daño corporal en accidentes de tráfico que aplica el baremo de tráfico, en Tenerife es un tema, por demás, muy polémico, y su misma evolución lo convierte en un tema de permanente actualidad, ni que decir que con la elaboración y vigencia de la Ley 30/1995, de 8 de noviembre, para la Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados, el tema se volvió, aún más polémico.

Y es que esta ley, no solo realizo el cambio cosmético de sustituir el nombre de Ley de Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor (LRCSCVM) por el de; Ley de Uso y Circulación de Vehículos de Motor, sino que también, y sobre todo, introdujo un Anexo, conocido como “Sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de tráfico, y popularmente llamado baremo de tráfico, el cual ha dado lugar a no pocas polémicas doctrinales.

Lo que sin duda es importante, es que, pese a toda la discusión que provoca entre quien la favorece y sus detractores, ha quedado claro una cosa, por sentencias del Tribunal Constitucional, (la STC 181/2000, de 29 de junio) su carácter vinculante y su constitucionalidad, (salvo en lo relativo a la baremación del lucro cesante en los supuestos de lesiones temporales).

 

¿Pero qué es en realidad un baremo de tráfico?

“Un baremo de tráfico es una tabla de cálculos”, la cual ayuda, precisamente, en la tarea de elaboración de cálculos a quien la utiliza, pudiendo además,  cuando es aceptada de manera general, servir  como medida imparcial en un conflicto de intereses. También es comúnmente empleada, para señalar un conjunto de normas establecidas.

Proviene del francés barème, la cual, a su vez, es una alteración del vocablo, Barrême , que es el apellido del matemático francés Bertrand Barrême (1638 – 1703) considerado uno de los padres de la Contabilidad quien publicó varias de sus obras, las cuales de manera reiterativa y con el pasar de los años, reedito, mejorando y actualizando.

A su muerte, su hijo, continuo la obra, teniendo un gran valor en su época, conocida por la población, como «bareme universel» y siendo aceptada luego, académicamente como “bareme”, que terminó dándole, al apellido del autor, un sitio en la historia

Actualmente el baremo de tráfico se utiliza con frecuencia, sobre todo, en el área de la medicina legal, donde se ha impuesto de manera categórica, siendo una herramienta de gran valor, al momento de establecer un racero parcial para un conflicto.

 

Con relación al sector legal y de la medicina

En estrecha colaboración entre el ámbito de la justicia y la medicina, es común la evaluación de los diferentes tipos y grados de daños físicos (lesiones permanentes y temporales) que son ocasionados a las personas, traduciéndose en pérdida de sus capacidades, sobre todo en lo que respecta a sus cotidianas tareas laborales y sus capacidades para generar economía.

Esto motivó a la elaboración, de una serie de cuadros de referencia o baremos de incapacidades para el área físicas, así también como para la psíquica, que son usados por los profesionales, pero que permiten a todos la generalidad, conocer los criterios utilizados a la hora de la evaluación.

Con la aprobación del baremo de tráfico, quien legisla, intenta proporcionar a los entes económicos que estuvieran, eventualmente implicados en un litigio, mecanismos de valoración (“previsibilidad, moderación e igualdad de condiciones”) para la elaboración de la indemnización económica.

 

La reclamación de una indemnización por accidente de tráfico: Entra en juego el baremo de tráfico y su utilidad

baremo de trafico tenerifeEl baremo de tráfico, a partir del 2016, y contrastado con el sistema de reclamo indemnizatorio por siniestros antes de esta fecha, nos da cuenta de que no se actualiza, como era habitual, la tabla en cuanto a los elementos inflacionarios, ni se hacen modificaciones que hagan más ágil ningún proceso, sino que es un cambio radical y que lejos de beneficiar a la víctima, parece elaborado por el lobby de las aseguradoras.

Asociaciones de abogados en Tenerife, han opinado abundantemente sobre este tema, dejando claro, por demás, lo perjudicial del nuevo sistema para la víctima. Y es que, si estudiamos el anterior procedimiento, nos encontramos con dos reglas básicas; brevedad y gratuidad.

El accidentado podía poner la denuncia en el juzgado de guardia del lugar donde había sido el accidente de tráfico.

 

¿Era necesario un abogado para poner una denuncia ante el juzgado de guardia?

Esta denuncia no necesitaba presencia de procurador alguno, ni de peritos, ni abogados, tampoco se obligaba a realizar la reclamación previa ante la aseguradora.

Como consecuencia lógica de la denuncia, la victima recibía la visita del médico legista del tribunal, y de forma gratuita hacia la evaluación; además su evaluación era objetivo y no condicionado por los intereses de las partes en conflicto.

Cuando la aseguradora tuviera conocimiento de la existencia de lesionados, quedaba obligada a su indemnización por accidente vial teniendo para ello un plazo no mayor de noventa días.

La empresa, podía realizar exámenes para contrastarlos usando para ello a sus médicos privados, (cabe resaltar que al perjudicado no lo podían obligar a dejarse visitar por estos expertos) estos exámenes, muy usual, lo realizaba la empresa  con la intención de oponerse a la reclamación de indemnización que solicitara el accidentado, cuando no estaba de acuerdo (casi siempre) con el informe médico legal que presentaran en su despacho, producto de la evaluación gratuita que recibió el accidentado.

 

En última instancia se podía contar con un abogado libremente elegido

Por último, quien sufrió el accidente, también tenía la posibilidad de contratar un abogado de su confianza, en el caso de que no estuviera conforme con la valoración del forense. Tan pronto como se tenía el informe del perito forense, el abogado de la víctima realizaba un petitorio formal y amistoso a la empresa, que ésta podía aceptar o rechazar.

En el último caso se acudía a una demanda ante los juzgados de Tenerife y se iniciaba un proceso que podía derivar en un juicio penal si el asunto proseguía como juicio de faltas, o civil si se dictaba un auto de cuantía máxima acudiendo a un procedimiento ejecutivo.

Bien comparemos este proceso de reclamo de indemnización por siniestro (que, tal vez, no sería perfecto, pero no cabe dudas que a todas luces, era más ágil, coherente, y económico para la víctima y los débiles jurídicos en los accidentes), con el que el legislador nos propone después del 2016.

 

Artículo 7 de la L.R.C.S.C.V.M. y su relación con lo mencionado anteriormente

Tal y como indica el Artículo 7 de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor:

«…con carácter previo a la interposición de la demanda judicial, (los perjudicados) deberán comunicar el siniestro al asegurador, pidiendo la indemnización que corresponda. esta reclamación extrajudicial contendrá la identificación y los datos relevantes de quien o quienes reclamen, una declaración sobre las circunstancias del hecho, la identificación del vehículo y del conductor que hubiesen intervenido en la producción del mismo de ser conocidas, así como cuanta información médica asistencial o pericial o de cualquier otro tipo tengan en su poder que permita la cuantificación del daño.»

Con la modificación del Código Penal, (en particular la despenalización de las acciones que antes se calificaban como “falta”) y la modificación de la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguros en la Circulación de Vehículos a motor  se produce un profundo cambio en el tratamiento legal de las víctimas por accidente vial.

 

Modificación del Código Penal

La primera hace desaparecer la imprudencia leve como título de imputación entre otras variantes no menos importantes, mientras que la nueva regulación establecida en el artículo 7, de la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguros en la Circulación de Vehículos a motor (L.R.C.S.C.V.M.), establece limitaciones respecto a las obligaciones previas a la vía judicial del perjudicado y del asegurador.

Ambas modificaciones, son justificadas por el legislador como “elementos introducidos para reducir el elevado volumen de litigios de los Juzgados de Tenerife.

 

Despenalización de los juicios de faltas

baremo de trafico tenerifeLo cierto es que, al desaparecer los juicios de faltas, desaparece con ellos la posibilidad de interponer denuncia y consecuentemente de recibir la visita del médico legal del juzgado donde se tuvo el siniestro.

La empresa de seguros contraria no está presionada para obrar, y ante su inacción nuestra reacción lógica es plantearnos interponer una demanda para obligarles a cumplir con la indemnización legal.

La mala noticia es que con la modificación del art. 7 de la L.R.C.S.C.V.M. lo que era un derecho en la anterior ley, ahora no lo podemos realizar, ya que previamente debemos enviar una comunicación a la empresa aseguradora contraria, requisito sin el cual no se nos admitirá ninguna demanda (se le cumplió el sueño al legislador de “reducir el elevado volumen de litigios de los Juzgados de Tenerife«).

Aquí nos encontramos con que, la carga de la acción le corresponde a la víctima, ciudadano promedio que la inmensa mayoría de las veces no conoce el detalle de las leyes que conforman e inciden en el nuevo baremo de tráfico.

 

La parte negativa

La victima está obligada a redactar una carta contentiva de un conjunto de elementos que se encuentran suscritos y normados para remitirlo junto a un legajo de documentos de relevancia a la empresa de seguros.

Por esto y un conjunto de elementos que pudiéramos abundar en futuras entregas, se hace necesaria la participación de  profesionales expertos en esta materia, abogados reconocidos como los que podemos encontrar aquí en Tenerife, que litiguen en favor del débil jurídico, produciendo una interpretación menos perjudicial para el accidentado, y previendo los otros aspectos del nuevo sistema de reclamación de indemnización por accidente de tráfico según el baremo de tráfico 2016, que pudiera poner en peligro la reclamación de sus derechos.

 

Acuda a un despacho de abogados que conozcan perfectamente el baremo de tráfico para obtener una mayor indemnización por su accidente de tráfico

En el caso de que no le haya quedado algo claro, lo mejor siempre va a ser contar con un asesoramiento experto y con experiencia en casos relacionados.

En GyH Abogados Tenerife conocemos perfectamente el baremo de tráfico y somos expertos abogados de tráfico.

Tenemos despachos vinculados en todos los municipios de Tenerife. Tan solo tiene que pedir cita y alguno de nuestros abogados vinculados le atenderá y asesorará con un trato muy cercano y personalizado.

También puede contactar con nuestros abogados a través de nuestro email ([email protected]bogadostenerife.com) o los teléfonos:

822 258 883 / 667 006 987

Disponemos de asesoramiento a través de Whatsapp (más información en contacto).

Tenemos una sección especial en la web para la resolución de casos por accidente de tráfico:

Abogados especialistas en indemnización por accidente de tráfico en Tenerife

¿Por qué no contar con los mejores de Tenerife?

1 comentario en “El baremo de tráfico: En qué consiste y para qué sirve”

  1. Pingback: Indemnización por atropello en Tenerife: ¿A quién acudir?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *